El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cumple hoy con su anunciada visita a Catalunya tras el 9 de noviembre.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha visitado hoy Cataluña y cumple así con su anunciada visita a Catalunya tras el 9 de noviembre aprovechando en la clausura de las jornadas sobre buen gobierno en los ayuntamientos organizadas por el PP en un acto en el que previamente intervino la presidenta del partido en Catalunya, Alicia Sánchez Camacho.

Le han acompañado varios de sus ministros y buena parte de los barones regionales del partido, entre ellos los titulares de Interior, Jorge Fernández Díaz; Industria, José Manuel Soria; Empleo, Fátima Báñez; Fomento, Ana Pastor y Economía, Luis de Guindos, así como los presidentes de Melilla, Juan José Imbroda; Madrid, Ignacio González; La Rioja, Pedro Sánz; Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, así como la presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

En el acto de clausura, Rajoy ha asegurado que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, "no tiene derecho a hablar en nombre de toda Cataluña" porque "ha decidido ignorar a dos tercios de los catalanes. Es una región muy plural".

  

Rajoy, recuerda que "España no se entiende sin Catalunya ni a Catalunya sin España y esto es lo que piensa la mayoría de los españoles, aquí y en el conjunto de España". Rajoy añade que "no queremos que unos catalanes les quiten a otros su derecho a ser españoles; ni que unos catalanes les quiten a otros su derecho a ser europeos".

Ha acusado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de impulsar un "viaje a ninguna parte" con su plan para declarar la independencia en 18 meses tras unas elecciones plebiscitarias, y ha advertido de que está dispuesto a hablar pero no negociará sobre la unidad de España, ni negociaré sobre la igualdad de los españoles y su derecho a decidir qué quieren que sea su país".

Además, en pleno discurso, Mariano Rajoy ha constatado que el FLA creado por el Gobierno central ha servido para afrontar la crisis en Catalunya, y el Fondo de pago a proveedores ha servido para pagar a los farmacéuticos, entre otras aportaciones del Estado a Catalunya. Ha acusado también a Mas y su Govern de engañar a la gente sobre la realidad económica de Catalunya, "y mientras tanto, la casa sin barrer", ha dicho, ya que ha acusado textualmente a la Generalitat de desgobierno.

También ha destacado que el proceso participativo del 9 de noviembre se hizo "sin censo, sin garantías y bajo una escandalosa parcialidad". Frente a eso y a todo elproceso, el presidente ha defendido su actitud: "Los delirios se calman con tranquilidad, no con más alborotos", y ha dicho que hubo una operación de propaganda del 9N que se vino abajo.

Ha constatado que, mientras tanto, su gobierno ha defendido la igualdad y solidaridad de los españoles, también ante el TC, y ha recordado que el tribunal le dio la razón por unanimidad tres veces: ante la declaración de soberanía, ante la Ley de Consultas y la convocatoria de consulta, y ante el 9N tal como se convocó finalmente. "Además, hemos atendido las necesidades y preocupaciones de los catalanes, que son muchas", mientras la Generalitat ha mirado a otro lado ante esos problemas.

 

"Yo voy a escuchar a todo el que quiera hablar conmigo pero que quede claro una cosa: no voy a permitir que se ponga en tela de juicio la unidad de España; no voy a permitir que se ponga en tela de juicio el derecho de todos los españoles a decidir lo que quieren que sea su país (soberanía nacional); y no voy a permitir que se juegue con a igualdad de los españoles ni sus derechos fundamentales".

Ha asegurado que Mas ha agitado el programa independentista para proclamar "la Arcadia feliz, mientras tenía la casa sin barrer" y ha defendido que lo que más necesita Cataluña es alguien que quiera gobernar "que no es hablar de pueblos, sino luchar contra el paro. No hay que ser muy inteligente para entender esto".

Ha elogiado en concreto el trabajo de la líder del PP catalán frente al proceso soberanista: “Especialmente a ti, Alicia, que siempre has estado a la altura, aguantando muchas cosas, muchísimas. Has defendido los planteamientos de una gran mayoría de catalanes”.

 

“Me preocupo y me ocupo de los problemas de los catalanes”, contabilizado ante los asistentes sus propias visitas a Cataluña, para rebatir a quienes le reprochan sus ausencias en la comunidad.

  

Ha recordado que ha estado 16 veces en Cataluña desde que ocupa el cargo y 117 desde que preside el PP, y ha felicitado al PP catalán y sobre todo a la líder, Alicia Sánchez Camacho, por defender sus planteamientos “con la valentía que otros no han tenido.

 

Por su parte, la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, ha pedido este sábado al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, que fortalezca el Estado en Catalunya y que no dialogue con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y los que quieren "romper la unidad".

 

En cuanto a la situación de la economía española, Mariano Rajoy, ha expuesto que "Hoy estamos mucho mejor que cuando llegamos pero mucho peor que el año que viene 2015. ¡Esa es la realidad!"

También ha destacado. Nos avergüenzan los casos de corrupción, también en nuestro partido, pero me enorgullece de que salgan porque así significa que se persiguen".


"Queremos que las cosas cambien y vamos a hacerlo, con compañía mejor pero si no puede ser así lo haremos con la fuerza que nos da nuestro grupo parlamentario porque para eso nos votaron".

Por último, Rajoy ha pedido respeto para Catalunya porque "no puede ser un país de listas únicas", y ha contrapuesto la inestabilidad que ve en el debate soberanista con su propio compromiso por proteger las finanzas catalanas y los intereses de los ciudadanos al margen de lo que opinen.


Redacción Primacía
Fotografía JPM. Jordi Rull

 

 

 

Share Button