“ENTIDADES FINANCIERAS… ¿AMIGOS O ENEMIGOS?” POR SYLVIA MOLINA SALMERÓN

“ENTIDADES FINANCIERAS… ¿AMIGOS O ENEMIGOS?”  POR SYLVIA MOLINA SALMERÓN

La gran mayoría de la población nos hemos visto necesitados de una liquidez que en ese momento no disponíamos y hemos tenido que acudir a una entidad financiera (o a varias) para solicitar un préstamo (ya sea personal, empresarial o con garantía hipotecaria).

 POR SYLVIA MOLINA SALMERÓN

   

En los últimos años no sólo se ha hecho más difícil el acceso al crédito de la sociedad española (los requisitos que establecían la mayoría de entidades eran exagerados y como se decía a nivel de calle “para que te den dinero tienes que demostrar que no lo necesitas”) sino que el precio de éste se ha visto encarecido, ya no por la parte de los tipos de interés, que en esta última época han tenido una tendencia a la baja sino por la serie de “extras” que nos exigen los bancos para darnos este dinero.

Voy a relatar una experiencia personal que me sucedió hace poco más de un mes. Me tuve que cambiar el coche y encontré uno con una relación calidad-precio inmejorable de segunda mano, pero no disponía en el momento de la suficiente liquidez para hacer frente al pago. Acudí a mi entidad financiera de confianza donde tienen informes de mi situación y conocen la cantidad de movimiento y dinero que genero mensualmente. Después de decirle la cantidad a solicitar y el plazo me dan un importe de pago mensual y un tipo de interés que ya a priori no me cuadraban. Hice los cálculos correspondientes con el Excel y la cuota con el tipo de interés que me habían dado salía alrededor de 40€ al mes más barato. Sorprendida por este hecho, se lo comento a mi gestor de la entidad y este mismo me dice que hay una serie de productos vinculados al préstamo que también ha decidido financiarlos pero que siempre tengo la posibilidad de no hacerlo en cuyo caso quedaría la cuota en la cantidad que yo había calculado. Cuando pasa a detallarme esos productos mi cara de asombro era cada vez peor. Enumero:

Comisión de apertura de alrededor de 500€ (me parecía escandaloso, casi tres mensualidades de cuota). Seguro de vida; a lo cual le comenté que yo ya disponía de un seguro de vida de valor bastante más elevado que el préstamo a solicitar y que no iba a pagar dos seguros, a lo que me comenta que es obligatorio y que él no puede hacer nada con eso.

Seguro de protección de pagos; por un préstamo que eran como 150€ mensuales cuando ellos conociendo mis movimientos y mi situación saben perfectamente que puedo hacer frente, a lo que le dije que no me interesaba porque no tenía pensado dejar de pagarlo y me contesto lo mismo que al seguro de vida (que esto era lo que había y que ésas eran las condiciones).

Después de esta conversación que me dejo en shock y bastante indignada me puse en contacto con mi agente de seguros para preguntarle si esta práctica es legal (porque no me lo parecía mucho) a lo que me respondieron que la legalidad vigente no permite que los bancos obliguen a este tipo de contratación y que lo que el banco estaba haciendo no era legal. Ahora bien, del mismo modo me comentó que ellos tienen la sartén por el mango en cuanto si tú te niegas a contratar esos servicios extra ellos están en todo su derecho a denegarte el préstamo y alegar cualquier causa que se les pase por la cabeza.

Ahora mi pregunta es, ¿Hasta cuanto tenemos que estar aguantando los ciudadanos el “robo” indirecto que estamos sufriendo por parte de estas entidades? Que no solo nos crujen a intereses, comisiones de mantenimiento, de tarjeta, por giro de recibo, por transferencia… sólo falta que cobren por entrar a las sucursales y no y todo con eso que cuando les pides dinero además de la cantidad exagerada que acabas desembolsándoles en intereses tienen que añadirte estos “extras” de forma obligatoria sin que tu tengas la posibilidad de decidir, ni de expresarte ni nada. Esos mismos bancos que cuando luego hay problemas al final tenemos que rescatar con dinero público, NUESTRO DINERO, pero que los beneficios que están generando van a parar a manos privadas.

Hasta que los ciudadanos no vean a los bancos o cajas como entidades amigas, hasta que no vean en ellos un apoyo, no se moverá tanto dinero y en definitiva el país no progresará de la forma adecuada.

Muchas han sido las reformas que este gobierno llevó a cabo y la verdad es que están dando fruto porque la economía va resurgiendo, pero parece ser que los bancos es un tabú.

Señores del Gobierno!!!!; cuando Uds tengan en cuenta estos detalles y pongan las medidas adecuadas, habrán dado otro golpe más de efecto importante a la economía y de rebote, a Uds también les beneficiará y mucho…

 
   

 

 

Share Button