CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD 2ª parte - UN SALTO CUÁNTICO - Eves Reves

CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD  2ª parte - UN SALTO CUÁNTICO -

por Eves Reves

 

El Homo Sapiens evolucionando desde procesos puramente biológicos, y pasar por estadios sociales y culturales posteriores se encamina ahora, tras los descubrimientos científicos y la necesidad de solventar errores, en pos de dar un salto cuántico sin precedente: el de salir de paradigmas asentados en programaciones materialistas y de separación a entrar en otros de energías, que no materia, de más elevada frecuencia vibratoria que nos conectará con la información que habilite a la conciencia de la Humanidad a operar con consciencia.

 

La ciencia corrobora que la Humanidad, al igual que todo organismo vivo, progresa y evoluciona mediante la colaboración y cooperación que se establece con el orden y campo a que pertenece. La competitividad que si bien impulsa a la acción, no es otra cosa que oposición y resistencia, que no sólo es contraria a nuestro estado natural, sino que al final degenera en confrontación y conflicto. El Hombre, del mismo modo que todo organismo biológico vivo, tiene la potestad de emitir radiaciones de luz que conformará y establecerá campos de coherencia y conexión mutua común a todos. Desde esta perspectiva, siguiendo pautas científicas, vamos a ver el modo en que se establecen estas conexiones del cuerpo humano con la información de orden superior, llámala Conciencia Colectiva, Registros akáshicos, o como tú quieras llamarla; información, que según todos los indicios, está vinculada a la conciencia humana.

EL CEREBRO. La ciencia de los últimos siglos ha considerado al cerebro humano, desde una concepción prosaica, como el órgano que alberga a la mente y el centro donde se ubica la conciencia; esta idea partía del hecho de tener que concebirse como cosa tangible y física, según la estimación materialista de la ciencia precedente, postulado que inclusive la filosofía nunca compartió. La nueva ciencia formula, que es más acertado afirmar, que el cerebro es el órgano receptor y transcriptor de las señales de información que le llegan emitidas desde el ADN cuántico. Esto en palabras llanas, que podamos entender los neófitos, quiere decir que nuestro cerebro recibirá las programaciones y órdenes con las que se dispondrá a confeccionar y componer, merced a las conexiones que establece con sus infinitos circuitos neuronales, para llevar a cabo la acción que fabricará la consecuente realidad que se le encomendó. De esta forma el cerebro, obedeciendo esas órdenes y programas, elaborará los pensamientos, que conformados en ideas darán curso a que se realicen las acciones pertinentes que desarrolladas crearán la pragmática realidad que percibimos con los sentidos.

 EL ADN. En contra del pronóstico acostumbrado que sólo veía validez en una ínfima parte de la cadena del ADN, estimando el resto como supuesto códigos basura, se ha descubierto cómo gran parte de esos eslabones operan como canales sintonizadores de información. El acto de sintonizar implica, al igual que hacemos con la radio o la TV, en escoger entre las infinitas frecuencias que nos rodean el canal de información que deseamos captar. De esta forma, al escoger los paradigmas del sistema de pensamiento de las creencias y hábitos cultivados, sintonizamos siempre con los mismos patrones imperantes reforzándose una y otra vez, y dando curso con ello a los escenarios que proyectarán la realidad que vivimos, la de una Humanidad, que cuan entes robotizados, sin alma ni espíritu, compite con ferocidad para sobrevivir, en un contexto dominado por el dolor y el sufrimiento. Esta trama impuesta por las creencias es la ilusión que se alimenta con el regicidio loco de la mente equivoca que nos gobierna, por medio de una conciencia sin consciencia. Con el despertar y reencuentro del observador de cada uno se puede construir una realidad distinta, más noble y hermosa, ello inclusive con independencia de la disyuntiva de entrar en la transcendencia y de Dios, sólo desconectado de las creencias sustentadas en culpas, pecados, condenas y el miedo, sustituto del Amor, en otras palabras: manteniéndote fiel a los anhelos de vivir circunscrito al Amor.

LOS HEMISFERIOS CEREBRALES. El modelo social preponderante desestima y menosprecia todo lo que tiene connotación espiritual, salvo si se relaciona con las instituidas religiones, etiquetando a estas como algo supletorio y propio de ilusos y temerosos, pero no quiero destacar esa malévola interpretación, sino mostrar algo más importante. La espiritualidad, siempre presente en la vida comunitaria de todas las culturas: en los pueblos aborígenes con sus chamanes y guías espirituales, en los grandes avatares de la Historia y en gran parte de los místicos encumbrados por los mercaderes de la religión, fueron personajes de una humanidad tan relevantes que debe inducirnos a reflexionar e indagar, desde un punto de vista científico, que es lo que operaba en su organismo físico que les impulsa a sentir y obrar así, y qué es lo induce a la persona espiritual a percibir conexión con una conciencia de orden superior, y hoy se puede afirmar que esto tiene que ver con la sincronía entre ambos hemisferios cerebrales.

 Tras las tesis científicas, demostrando cómo las creencias y los programas instalados proyectan la realidad que vivimos, la cultura dominante ha contribuido al desequilibrio cerebral al potenciar las funciones propias de un hemisferio en detrimento del otro. Esta elección determina los valores y el tipo de sociedad que se impulsa manifestar. Contando el cerebro con dos hemisferios, el derecho y el izquierdo, el derecho se centra en funciones propicias a la intuición, a la creatividad y a las relativas a emociones y sentimientos cercanos al corazón y el amor, y el izquierdo, pragmático, racional, lógico, en línea con los aspectos concretos y positivos afines a la realidad práctica. La mentalidad moderna instituida, en este ciclo materialista, ha obstaculizado que se diese un funcionamiento equilibrado entre ambos hemisferios, lo cual se ha traducido en el reinado de la mente analítica y racional del hemisferio izquierdo, que fría y estricta inhibe desarrollar las características propias su afín compañera.

 Del Hemisferio derecho, abstracto, visionario y de mágica creatividad, marginado y relegado a un plano subsidiario, un tanto vergonzante, surgía la musa que inspiraba al imaginativo y al visionario que concibió grandes obras artistas e innovadores proyectos, y a tantos otros insignes creadores y místicos que alumbraron el devenir de la Humanidad. Esa fuente intuitiva del derecho canalizó la intuición y el soplo a grandes avanzados de la ciencia e investigación que daría respuestas a muchas de las incógnitas que se les planteaban en sus indagaciones. Sueños e intuiciones, sincronicidades y percepciones, en nada racionales al Hombre del insensible raciocinio, fueron aparejos que abrieron puertas inimaginables. Y con tanta o mayor razón no podemos obviar cómo, esta buena sintonía y actividad de hemisferio derecho, fue la clave que guío toda la sabiduría ancestral espiritual de los pueblos y sus avatares para poder canalizar y sintonizar con las elevadas frecuencias de información que en sintonía con la esencia humana daría a conocer y difundir lo que hoy la ciencia corrobora.

 Prácticas que manejaron estos observadores y sintonizadores, que les habilitaba el potencial creativo del hemisferio derecho, lo encontraron en la oración, la música espiritual, los cánticos, y salmodias, o los mantras entre otros muchos, y en otro clásico oriental, que sin ser nuevo, es muy valorado y practicado en la actualidad en occidente: la meditación, práctica que no solo relaja los músculos y funciones del cuerpo, sino que detiene el incesante pensar loco de la mente, gestionando el silencio que permite el despertar del observado y del Ser, que liberado de la conflictiva personalidad egotista, sintoniza con la Conciencia Superior habilitando emitir, desde el corazón, ondas electromagnéticas (demostrado mejor emisor que el cerebro), que conecta al meditador con campos no locales, comunes, de mayor calidad y vibración.

Muchas de estas prácticas han sido investigadas minuciosamente por la ciencia, al objeto de verificar o desacreditar su validez. La meditación, entre ellas, y cómo puede repercutir, practicada colectivamente en entorno y circunstancias problemáticas fue experimentada con altos porcentajes de éxito. Hay también infinitos estudios de otras experimentos, largo de exponer aquí, que sorprenderán al más recalcitrante incrédulo, entre ellas de la conexión entre personas distantes en tiempo y espacios.

 Destacados científicos en base a sus investigaciones y estudios afirman que la conciencia humana trasciende la vida física del cuerpo, y uno de ellos, Robert Lanza, con su teoría “el universo biométrico” manifiesta rotundo que la muerte no existe. También la ciencia física y la astrofísica afirman la existencia de mundos paralelos que sugiere la posibilidad de múltiples universos, lo que siguiendo la pauta científica esa conciencia liberada tras una vida podría muy bien emigrar a otros universos. Y esto lo dice la ciencia y no sólo la religión. Otros científicos se centran en investigar experiencias de muerte clínica y el túnel de luz. Esto por no adentrarnos en la cuestión de lo que es y no es el tiempo lineal que se da como algo real.

 A continuación ofrezco un enlace más profesional y documentado que mi texto:

 http://kingsleydennis.com/consciencia-cuantica-reconciliar-ciencia-y-espiritualidad-para-nuestros-futuros-evolutivos/

Podría muy bien entrar en la ambivalencia y similitud entre la línea científica actual y la espiritualidad tradicional más no voy a ahondar en ello más ni alargar el texto, pues al fin y al cabo ve quienes quieren ver, o como corrobora con certeza la ciencia: la información y lo que es procedente ser y vivenciar cada uno, llega cuando existe resonancia vibratoria con quienes están en la onda adecuada a captarlo. En línea con esto, mencionar otra cuestión polémica para la ortodoxia racionalista que, anestesiados, lo etiquetarán de superchería, como son las conexiones que una mente o conciencia superior puede establecer, y de hecho así lo siente el receptor, con personas que tras recibir esa información se siente instigadas a escribir o informar de mensajes y conocimientos de orden superior. Ni que decir tiene que esto es un campo abierto a mucho farsante, pero que a poco que se escarbe quedarán desenmascarado o cuando menos la información misma lo delatará. En cualquier caso, creo que la actitud general debe de ser crítica, prudente, respetuosa e indagarla, más no cerrada y desechable como generalmente se da. Pongo por caso algo que la lógica y sensatez podría dar por bueno, la existencia o no de vida extraterrestre, pues bien en mi caso, admito la coherencia de que deba haber vida fuera de la Tierra, más no me decanto a favor o en contra de toda la información que circula y que muchos dicen haber recibido. Ni la admito ni la niego, mi mente lúcida, llegado el caso de estar en la onda resonante con ello me diría la veracidad que fuera procedente para mí mismo, sin prejuicios y sin apego a ello. Si me pronuncio así en el ámbito de lo personal, es para defender un libro en circulación, que si resonó en mi percepción y ser, y surgido en extrañas y renegadas circunstancias se editó e imprimió y hoy es fundamental para explicar la transformación que se está dando en muchas personas y en la sociedad. Este libro que data de principio de los años setenta, antes inclusive que muchos descubrimientos científicos comentados salieran a la luz, ya aleccionaba de numerosas cosas que la física demostraría después. Muchas de las personas que lo hemos leído y tenido la oportunidad de conocer su excelso valor, dicen de él que es equiparable en sabiduría a la Biblia, y se afirma que puede ser el referente bíblico del siglo XXI. El libro es UN CURSO DE MILAGROS. Emitir una opinión crítica respecto a él es algo alto difícil, pues su lectura es hermética para el adormecido profano, más es tal la profundidad y la sabiduría que emana y lo insondable de sus mensajes y enseñanzas que sientes certeza de que no ha salido de una mente común humana.

 Para cerrar esta serie de artículos una última reflexión. La Humanidad en general y dentro de ella, los cerrados y crédulos adictos de la razón pura, con su hemisferio derecho bajo cero y, este gobierno, docto ignorante, del Sistema que rige con engreída genialidad y prepotencia, capaz sólo de generar magnos artificios materiales, carentes de valor real y supremo a la necesidad humana, que al final nos agrupa a todos, cabría preguntarnos ¿Quien en su sano juicio puede afirmar que no estamos en una imaginada realidad?¿Quién con el mínimo sentido común no dirá que estamos atrapados en una mente escindida y rota de una Mente Superior?¿No sería más coherente y acertado acallar el bullir incesante de los pensamientos desordenados y entrar al silencio a ver qué ocurre?¿Y en abrigando ese silencio posibilitar tal vez obtener el poder interno? Esto te podría abrir las puertas de recepción a sintonizar con esa información superior que resuena a tu natural experiencia de Ser. Sentirás entonces, cómo te hablan los sueños, como todo lo que te acontecer en tu vida tiene un profundo sentido evolutivo de crecimiento, como, antes tus problemas e incógnitas, aparecen las respuestas por diversos medios, ese es el mundo real y cierto al Hombre y Ser auténtico. A partir de percibir y vivenciar esas gama de experiencias, algo dentro de ti, te dice que esa percepciones no son cosas de fe y credos ciegos, sino que es pura evidencia de la realidad superior. Cuando experimentes esto, como lo experimentamos algunos, empezarás a sentir que una realidad distinta puede fraguarse, que tú, un mero instrumento más en este proceso, te siente imbuido a colaborar en el cambio, pues sientes unido y en amor a tus congéneres, este proceso te lleva a la vez a la transformación interna y personal que nos sane en aras del Bien Común, la Armonía, el Equilibrio, la Paz y el Amor, que conducirá a la Humanidad a la anhelada Felicidad.

 

Eves                               Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 https://revolucioncuantica.wordpress.com/

 

 
   

La revista primacía no se hace responsable ni comparte necesariamente la opinión de sus colaboradores

Share Button