¿Es la mentira la nueva protagonista de esta sociedad? Ray Niebla

¿Es la mentira la nueva protagonista de esta sociedad?

No, desde luego que no; la mentira siempre ha sido la base que ha hecho del ser humano lo que es. Ha hecho que piense lo que no es, y sea lo que no quiere ser. Nos ha acompañado desde los inicios.

 ¿Acaso la historia que nos han contado y nos cuentan; sea el tema cualesquiera que sea,  es la verdadera?

No, tampoco lo es. Hay dos tipos de historia: la oficial, la que está en los libros que estudiamos, la de la prensa amarilla que cuenta lo que le interesa, o en las mentes de los periodistas y escritores pagados por los poderes que hacen de la historia su perfecto aliado.

Luego está la otra historia, la de verdad, aquella que nadie cuenta, aquella que se esconde entre los pliegues de la vida y se desliza constantemente queriendo florecer, pero no la dejan. Y lo que pasa, es que,  es tan vergonzosa y tan vergonzante que es un verdadero y lamentable pozo de porquería y  podredumbre, despide un olor tan nauseabundo que tira para atrás,  pero es la verdad, y como tal deberíamos conocerla, y así, aunque fuera y es de lo más inmoral, no volveríamos a repetirla. 

La historia del ser humano está llena de intrigas, asesinatos, programaciones de genocidios en masa, sufrimiento programado para los pobres curritos que se levantan a la seis de la mañana; instigación a las revoluciones donde siempre ganan los mismos; religiones absurdas que preconizan el castigo, el asesinato, el arrepentimiento evolutivo; guerras programdas donde siempre mueren los mismos. En fin, un abanico de menesteres que dan pánico. Y claro uno se pregunta: porqué no interesa saber que por ejemplo: la Toma de la Bastilla en la Revolución Francesa fue un fiasco de dimensiones colosales. Había ocho presos en esa cárcel, simbolo de la libertad, y además comunes, y dos de ellos psicópatas asesinos que después tuvieron que ajusticiarlos para que no siguieran matando, y fijaos como nos lo han vendido.

 O por ejemplo porqué no se nos cuenta que en todos los páises donde se preconizaba y se preconiza el bienestar del pueblo, y se vitorea que es el pueblo quien debe mandar y decidir, y se promueven revoluciones, siempre acaban en dictaduras de lo más ruin, crueles y violentas; y  ahí tenemos el ejemplo: la URSS, Corea, Irán, Afganistan, Cuba y otro montón más que comenzaron diciéndole al pueblo que aquello iba a ser la Arcadia feliz. Ahora tenemos las primaveras árabes. O porqué en la guerra fría, que durante tantos años nos hizo la puñeta y temimos un ataque nuclear, que podría destruir la Tierra, no fue nada más que una pantomima para ganar pasta y poder los que la tienen que ganar, a los que siempre ganan; digamos los Rochild, los Roquefeller?  (Rosacruces, Masones, Iluminados?), O porqué no ponemos de verdad el énfasis de lo que pasa con el estado islámico, producto, sin lugar a dudas, de un Occidente caduco, amoral y que ha dejado sin futuro y sin presente a muchos países que profesan esa religión.

 

Y por cierto cuál es el secreto que impide que atentado tras atentado siempre se baje la guardia para que haya otro y otro. O porqué no se nos cuenta la verdad de los ochocientos años de estancia de los árabes en España y cómo fue de verdad la Reconquista, pues casi todo lo que nos han contado es una mentira de dimensiones gigantescas. Ni Don Pelayo fue ese tipo labriego tan valiente que derroto a las huestes de Tariq, ni Boabdil el Chico fue tan cobarde como nos cuentan: "llora como una mujer ya que no has podido defender a tu tierra como un hombre" menudo cuento chino de los trobadores pagados con dinero real. O la Revolución Rusa, programada desde muchos años antes, con todo escrito y diseñado, hasta la canivaladas de los Bolcheviques. O la Primera  Mundial con la Guerra Francoprusiana, La liga de los Tres Emperadores o La Triple Alianza, no eran nada más que programas diseñados, donde detrás siempre han estado los otra vez archifamosas familias Rochild, Rockefeller, o los banqueros Andrew Carnegie, Jay Gauld, William Vanderbilt, Edward H. Harriman, John Pierpont Morgan, Jay Coocke, John Jacob Astor. Y siempre los que las comienzan acaban asesinados o suicidados. Hitler, Troski, Stalin, asesinado, al parecer, por Nikita Jrushchov, Kennedy, etc.  Porqué no se nos cuenta que la mayoría de los mandatarios de todos los paises occidentales sean Masones, casi todos del grado 33, y todo lo que ello conlleva, además de ser todos de la misma saga.

A quien ha interesado que el malévolo de Hitler, en la Segunda Guerra mundial, financiado por cierto por  Wall Street, y donde  una de las cabezas pensantes de aquel disparate,  fue el abuelo del Presidente Busch, el Senador Preston Busch, fuera digo, Hitler el malo malísimo de esta pelicula, que también lo es para que vamos a negarlo, cuando hay más malos malisimos que nos los han vendido como héroes, llámense Lenín, Stalin, Mao, Busch, Homeini, que han multiplicado por diez sus consentimientos de tantos asesinatos y todavía más crueles si cabe. Porqué no se nos cuenta que la tan cacareada llegada a la luna fue un chiste comparado con la verdad. Acaso ya habían llegado antes los rusos? Acaso no sabemos todos que la tecnología rusa era casi la misma que la de los americanos, con ligeros retoques para que nadie supiera que estaban conchavados y estaban colaborando desde tiempo inmemorial, y que las piezas que llegaban desde EEUU con absoluto secreto se limpiaban y borraban todos los vestigios americanos y se les daba el tinte ruso, y al contrario lo mismo;  porqué, si hubieran sido tan enemigos  se les proporcionaba tanto trigo americano para que las hambrunas desatadas en Rusia, por una mala administración de sus mandatarios bolcheviques, no fueran tan crueles. Porqué se tergiversa y se miente en la posguerra de España con Franco a la cabeza, y no se dice la verdad, en cuanto a la auténtica politica llevada a cabo y cuáles eran los cambios reales que se estaban haciendo y a dónde se dirigía la nación, y qué se tuvo que hacer para no caer en las redes de los ya mencionados Rochild y Roquefeller entre otros muchos cuervos que amenazaban con dejarnos como a Rusia, Polonía, Checoeslovaquia etc. O porqué olvidamos que Eta fue una creación del PNV, y al parecer luego se le fue de las manos, pero nadie ha pedido perdón de nada. Ah!! se siente yo no sabía que estos chicos de la gasolina iban a ser tan malos; nadie se pueda creer que los que mandaban en esta Banda fuesen un Josu Ternera o un Santi Potros entre otros, a cual mayor tonto útil. O la tan actual historia de la revolución catalana, con el Referendum Dumbo a punto de repetirse; otra mentira tan rutinaria y tan soez que tira para atrás; todo con el ánimo de seguir  en el poder las élites gobernantes como pasaba  cuando Barcelona sólo era un Condado. Estamos en las mismas. La guerra contra el rey, porque no queremos pagar impuestos. Y así podíamos seguir hasta el  infinito.

Y me pregunto: cuál es el motivo para que se nos mienta sobre todo: la memoria histórica, los muertos de todos los bandos, las políticas economícas, las crisis programadas, la publicidad engañosa, la falta de libertad, el miedo que nos llevan metiendo en el cuerpo desde hace treinta años, la programación mental de los niños, los cuentos chinos que les cuentan a los padres, pediatras de nuevo pelo, médicos y sanitarios que sólo buscan protagonismos, o vaya usted a saber qué, y descubrimientos que parece van a acabar con las miserias humanas y que luego se diluyen en el tiempo y en el espacio como si jamás hubieran existido y es que a lo mejor es cierto que sólo fueron cortinas de humo para lavarnos el cerebro de esa Arcadia feliz que nunca llegará porque no es verdad y además es imposible, o todas esas enfermedades nuevas que matan o cronifican que ese es el negocio.

Y me viene a la cabeza aquello de la Globalización, pero en otro contexto y con otros futuros. El Gobierno mundial preconizado por tantas sociedades secretas de este mundo virtual en el que vivimos, está llegando a realización total y acabaremos como está programado, como está diseñado, con la renta vitalicia de cuatro cientos ventiseis euros, malviviendo, sentándonos a las puertas de nuestras casas, viendo a los robots haciendo nuestro trabajo, pero  felices de no tener que trabajar, levantarte temprano o criar unos hijos que lo único que hacen es dar la barrila todos los días.

Pero como yo soy de esos que creen que tenemos una chispa divina o cosmológica o energética o que somos la leche, y que hay gente que procura todos los días ser un ser humano, y lucha por encontrar la verdad,  todos estos Iluminados que nos quieren volver como rebaño estulto y requiriente, se van a llevar un chasco, pues será la naturaleza, esa chispa humana y libre,  la que se encargue de ponerle las pilas y nos conducirá por la senda de lo natural, a pesar de las catástrofes que se prevé aparezcan, aunque la cosa está negra, pues hay tanto, tanto gentil que casi estamos a la puerta de que gane Belzebú.

 Decía Goethe que: si los hombres, una vez que han hallado la verdad, no volviesen a retorcerla, me daría por satisfecho. O, lo más difícil es, hacer ver al gente la verdad que tiene delante de sus ojos; pero también es cierto que la gente, que tonta del todo no es, prefiere un cuento feliz a la verdad desnuda, pues así no tiene que pensar y no le darán ganas de vomitar. Comenzamos el año con viento fresco del norte, y con las ganas puestas en encontrar la verdad de nosotros mismos, teniendo en cuenta que había que comnezar por leer a Parménides y entende que la filosofía que nos han contado parte también de premisas falsas o mentirosas. Menuda tarea.

Y como esta es una sección de Cultura recomendaremos dos libros para que nos enteremos de cosas e investiguemos sobre ellas para que la luz, el discernimiento y la verdad afloren de una vez en nuestras mentes y con ello volvamos a ser quienes somos: Illuminati de Paul H. Koch, o En los oscuros lugares del saber de Peter Kingsley, donde se dan datos y fechas y argumentos que nos dicen que desde antes de Aristóteles o Platón se nos viene engañando y haciéndonos ser lo que no somos.

                                                                                     Ray Niebla

 
   
Share Button