Editorial

Editorial Enero 2017 - Jesús Pérez Marqués

 

Jesús Pérez Marqués

 Presidente cepaec siglo XXII

 Director revista Primacía 

Presidente Primaciatv

 

Editorial Enero 2017

 

Una de las preguntas que los creadores tienen y tenemos es el hecho de lo inevitable inmediato: un mundo en que la perspectiva singular es el fraude, la desestimación y el caos de todo lo que renace y crece dentro de la creatividad y la armonía,se trasforma a diferentes direcciones distorsionando la creatividad del propio arte.

Cambiar para permanecer, recrearse en el caos donde todas nuestras voluntades no sirven o quedan aisladas en minorías altruistas, mientras las masas acopladas, sincronizadas manipuladas por los poderes establecidos, ennegrecen los sentidos de la creatividad y la razón dando razón a posteriori o título póstumo a aquellos valores que han nacido en presencia de los presentes, para ausentes beneficiar según el entorno actual o manipulación personal en contra del instante de nuestro propio sentir y pensar de nuestra vida.

De alguna manera el mundo siempre ha marcado sus propias pautas sobre la materia basada en el poder y la fuerza y civilización tras civilización y pese a lo que se pueda creer, la verdad es que ni la fuerza ni el poder han cambiado al mundo.

Siempre han estado ahí, pero siempre ha sido desde la creatividad y la armonía de las personas que han creído injusto su vivir, el pensar y el proceder de los sistemas los que han hecho evolucionar y cambiar al mundo a trabes del arte y la creatividad, aportando el aliento necesario para no caer en un caos depresivo, en la sinrazón del proceder del poder y la fuerza.

No hace muchos siglos decir que el mundo era redondo era una osadía que ponía en peligro la propia integridad de aquel y todos aquellos que negaban la razón a la imposición.

Ahora y después de tantos siglos y tantos sacrificios las nuevas estrategias del poder y la fuerza de la materia nos deja presiones y desestimaciones en las voluntades de creatividad “desestimando o dejando un vació a lo creativo no afín” para paliar las nuevas tecnologías y pensamientos que están transformando al mundo.

Ante la nueva estrategia del poder y la fuerza de lo material intentando prevalecer ante los cambios continuos y no pudiendo controlar la situación, han preferido dejarnos hacer, manipulando el hecho de que has lo que quieras ”que nada vale, que nada cambia,” Y la masiva información acumulada en los medios que es pasajera, pero depredadora en el día a día, compaginado con el nuevo mundo Internet que todavía no hemos podido asimilar por la infinidad de información que almacena y tenemos a nuestro alcance diario.

Una congoja o sentimiento depresivo a los deseos o la voluntad que surge de lo creativo emana dentro de tanta información y tantos alojamientos perdidos en rutas desconocidas que el nuevo mundo nos ofrece.

Pero lo real es que no podemos dejar de creer, de crear, de pensar y sentir de ser nosotros pese a los otros o el qué dirán o lo que harán…? Que permanezca el yo, el tu, el nosotros, aunque sea dentro de mundos elitistas o personales.

Porque el gigante de la razón ya ha nacido y aunque las audiencias iníciales se distraigan en recorridos de distracción las aportaciones de lo evolutivo y de la creatividad serán y son las que transformen las sociedades y al propio mundo.

No quiero extenderme en la editorial de este mes, o de este año 2.017 que acabamos de comenzar, seguimos arrastrando bastante lastre para poder ver con claridad las decisiones que deben de tomar aquellos que han provocado esta situación y en consecuencia la de los demás.

Me niego a pensar que hasta aquí hemos llegado y a entorpecer con el fatalismo lo que simplemente es una burbuja fantasiosa del poder oculto, como si fuese el único que prevalece ante los demás. Cuando los demás en la propia economía son auto suficientes con muchísimo más peso y fuerza.

El mundo está cambiando demasiado deprisa en todos sus conceptos y formas y no se puede permitir, la omisión del propio cambio con perjuicios a sectores o países que no tienen que ver nada con la realidad del momento.

Y la mano oculta que está tapando la perspectiva, no puede ni deben permitir que siga perturbando la estabilidad y la economía real fiable que tenemos delante los españoles.

Siempre comprometido con los compromisos, siempre a flote ante la tempestad, los valores reales son aquellos que siempre se pueden mantener en cualquier posición, espacio o lugar y por muchos cambios que puedan suceder, por mucho que nos quieran distanciar, solo los proyectos que unen llevan a su destino como tienen que llegar.

Feliz Navidad y prospero 2017

Jesús Pérez Marqués