Actualidad

Rajoy afronta la primera jornada de su investidura sin apoyos suficientes

Cuando empieza un nuevo ciclo, lo mejor es volver al principio. Cuando las palabras tenían el valor de las palabras sin tener que buscar sus acertijos y los valores se mantenían firmes dentro de una ética desvirtuada por la actualidad, no teníamos que estar pendientes de los si es de los no es, de los silencios ni de los ruidos.

El día después o antes de terminar las vacaciones de agosto Rajoy afronta la primera jornada de su investidura sin apoyos suficientes. Las reacciones y el análisis dentro de un espacio caliente de estío y en vísperas del  proceso de investidura  que es dinámico y no acaba el 2 de septiembre, los cambios han formado parte de cuadrar el puzzle donde formar nuevo gobierno  se  prevé tarea complicada, aunque no imposible.

Encontrar una fórmula de gobierno va a ser el reto de todos los partidos que por primera vez y tras una campaña mordaz ha llegado a estos resultados en las elecciones y en las diversas investiduras sin llegar a un acuerdo.

(Un antes y un después, la cabeza fría, el corazón caliente, la economía, el pasado, la desigualdad,) Todo va a quedar en manos como siempre de los políticos en momentos que el voto de la ciudadanía se ha combinado de forma estratégica, que deja las lecturas pendientes para un 2016 o posible 2017, en el aire y con la sinfonía de vocabularios conocidos donde las responsabilidad ha caído sobre todos los escaños que al parecer no han sabido contrarrestar la voluntad popular.

Hablar del bien común para que  preceda a las ideas y el compromiso en esta nueva etapa que se ha creado, está en la voluntad de la mayoría de los votantes y ciudadanos de este país que siguen con desosiego las noticias y las circunstancias provocadas, pero que al parecer no han conseguido unir los suficientes escaños para formar un nuevo gobierno.

Lo utópico se ha convertido en personal, y lo personal en intereses,  la verdad que hay muchos en juego, de ahí la falta de entendimiento, aun cuando la necesidad apremia para que un gobierno en firme nos represente.

Nada es fácil y ante unos resultados de soberanía popular los compromisos adquiridos deberían de ser y formar parte para que actúen con la responsabilidad que permita encontrar una fórmula de gobierno donde el propio auto control declive la balanza hacia lo más justo.

Pero en realidad que es lo más justo en la materia arrastrada por los intereses, las dudas y las quejas.

Arrimar el costado no es arrimarse a un costado, ni el árbol que más sombra de. Las palabras de campaña un trabalenguas de palabras que en el sentir y desistir sobre su contexto y procedencia, nos aleja de la fe y nos lleva a supuestos en la similitud de cada uno y no en el reflejo general de forma y postura para tener en cuenta.

A la hora de salir a la luz la redacción de nuestra revista primacía, tan solo tenemos delante el horizonte, al cual no podemos ni ponerle color, tan solo el sol estará presente en cada nuevo día que pase y nos deje lo cierto o lo incierto de un momento único hasta ahora en España dentro de su espacio electoral.

Jesús Pérez Marqués