Edición

Jose Bono y santa María Maravillas

 No es la primera vez que bono se decanta por razones eclesiásticas a creencias personales en contra de la posición que su propio partido defiende y eso no quiere decir que cada uno no sea libre a la hora de de ejercer el derecho a la religión, credo o creencias personales.

 Pero cuando se esta representando a un partido como Presidente del Congreso de los Diputados y la postura del mismo. No se puede derramar liquido inflamable y estar con una cerilla encendida vitoreando lo contrario sin esperar las reacciones que en prudencia no han permitido hacer explotar el combustible arrojado.

 
   

José Bono, presidente del Congreso, se convirtió en el último político víctima de una indiscreción grabada por un micrófono. "Los de los partidos propios son unos hijos de puta", afirmó en una charla con diputados del PP. captada por las cámaras instaladas en el pasillo de la Cámara baja que Bono a raíz de la polémica suscitada por la iniciativa de dedicar una placa de homenaje a la monja y santa María Maravillas dentro de la conversación.

Hijo de un alcalde falangista. Estudió bachillerato en el colegio jesuita de la Inmaculada (Alicante). Posteriormente, ingresó en ICADE, en aquellos momentos dependiente de la Universidad de Deusto, para estudiar Economía y Derecho. Actualmente es Presidente del Congreso de los Diputados, ejerce como tal y el mismo,  una vez en conocimiento de la grabación compareció ante los periodistas para aclarar que su comentario era jocoso y pedir disculpas.

 Quiero decir que no tengo el más mínimo ánimo de molestar a nadie", explicó. Y añadió que esperaba que tras 40 años en el PSOE nadie pudiera pensar que quería ser ofensivo con los miembros de su partido. "Si alguien lo ha visto así, ruego que lo disculpe", apostilló.

Lo que no evito  con sus disculpas  fue tras una reunión con anterioridad del Grupo Socialista que había servido para poner voz a la indignación de buena parte del PSOE con la decisión de la Mesa del Congreso, que preside Bono, de dedicar una placa a sor Maravillas en una dependencia de la Cámara, una medida propuesta por el PP y apoyada por CiU, PNV y un integrante socialista de la Mesa y que a posteriori  para más inri se permitía la ironía de frivolizar con los mismos miembros de su partido.

Lo más seguro es que sea cierto, que sus disculpas fueron sinceras, y que en un momento de inconsciencia  quisiese ser jocoso con los demás para satisfacer un ego o una educación tan respetada como otra, pero añadir que desde lo personal más inmediato es razonable pero en su posición y en el proceso actual de la historia  no debería  expandirlo como bandera en contra posición de posiciones opuestas a lo que representa como partido.

Pero en definitiva con la que esta cayendo hasta al propio partido le viene bien la distracción y la vinculación de la prensa hacia otras direcciones y más ahora en vísperas de la navidad con la crisis personal y mundial que se esta sufriendo.