Portada nº 42 - Antonio Carmona

 

Hace tiempo que queríamos dedicarle nuestra portada, estuvimos con él  en la entrega de los premios Pentagrama quedando pendiente nuestro compromiso  y en vísperas de sacar su nuevo disco hemos creído conveniente la cita a través de nuestra revista para reivindicar la voluntad de mantener su identidad a través de su persona y su música en solitario.

 

   
El cantante de flamenco Antonio Carmona será el artista que inicie la programación cultural del teatro Gaztambide de Tudela el 2 de abril. La actuación servirá para cerrar el ciclo Cantautores y otras músicas que organiza el centro cultural Castel Ruiz y que incluye otros dos conciertos, el de Arizona Baby el sábado 12 de marzo y el de Vinila Von Bismark & The Lucky Dados el 25 de marzo.

Antonio Carmona ha sido miembro fundador de uno de los mejores grupos nacionales de la última década, Ketama, Carmona se lanzó a una aventura en solitario que se  materializo en ‘’Vengo Venenoso’’,  y que La Mala Rodríguez, Juanes o Alejandro Sanz, quisieron remar junto a Antonio Carmona en esta personal travesía que aunque contrapuesta  sigue  una línea, recta y firme que nos muestra al cantante y compositor en plena madurez, haciendo uso de una total libertad artística.

Es uno de los más grandes y reconocidos cantante del genero flamenco, al cual ingreso fusionando este mismo con nuevos estilos propios de la época moderna, logrando así lo que hoy día se conoce como “Mestizaje”. El compositor y cantante eligió la Casa de la India en Valladolid para lanzar su nuevo  tema 'Bum Bum'.

Ha coincidido que en el momento de salir nuestra edición Antonio Carmona se separa  tras 17 años de matrimonio en una decisión de mutuo acuerdo y aunque no entramos en temas personales no deja de ser una noticia reciente que queremos comentar.

El matrimonio de Antonio Carmona, líder de Ketama, y Mariola Orellana era uno de los más sólidos del mundo del espectáculo. La pareja, que además de vida sentimental compartían trabajo (Mariola es la representante artística del cantante), había cumplido dos décadas de vida en común y superado diferencias familiares, como el hecho de que el músico fuera gitano y su esposa, paya.

La pareja tiene dos hijas, de 17 y 14 años Ahora, una exclusiva de la revista Lecturas asegura que Carmona y Orellana han puesto fin a su relación. Según la publicación, ambos firmaron el pasado 20 de enero su separación en un despacho de abogados de Madrid.

La pareja tiene dos hijas: Marina, de 17 años, y Lucía, de 14. Contrajeron matrimonio en 1994, cuando su primera hija tenía un año, y al poco Mariola se convirtió en la representante de Antonio. Se desconoce si continuará, a partir de ahora, con esas funciones. Lo que sí sabemos es que Antonio  presenta el festival flamenco de Los Ángeles y actuara también el 3 de Julio en Medellin - Colombia (con Rosario Flores).

Dejando a un lado los temas  personales,  para Antonio Carmona la música es su vida. Miembro de Ketama durante veinte años, decidió tomar su camino en solitario hace un lustro. Si tuviera que ponerle un nombre a su último trabajo no lo dudaría: «Revolución». «El «re», que haría referencia a rebelde, y evolución», Y es que su principal sentimiento actualmente es el de «rebeldía» contra la situación por la que atraviesa la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Carmona, inmerso en su nuevo disco, reconoce su «intranquilidad» ante la grave situación por la que atraviesa la música. «Está pasando por momentos muy malos, no se venden discos y hay mucha piratería. Si a estos le sumamos que en la SGAE no hay unión, esto nos crea incertidumbre».

Antonio Carmona es como un imán que atrae a genios. Posee una personalidad arrolladora ya desde los tiempos de Ketama en los que hasta Lenny Kravitz se presentó con su guitarra en los noventa en los estudios de Madrid en los que grababa el trío para tocar con ellos en una jam session. Ha compartido espacio La Mala Rodríguez, Juanes o Alejandro Sanz, en otros y ha tomado posturas ejemplares en decisiones personales que hay que tener en cuenta.

Esperamos que su separación o divorcio no trascienda  en sus creaciones y nos deleite con su nuevo trabajo que está realizando dentro de esa trayectoria de toda una vida dedicada a la música y al mestizaje.

Jesús Pérez Marqués

 
   

Biografía

Antonio Carmona, cantante flamenco, es uno de los mejores representantes del nuevo flamenco o de la fusión con otras músicas, estilo que ha desarrollado sobre todo dentro de las filas del grupo Ketama. Sin embargo, antes de llegar a este mestizaje, era ya un profundo conocedor del flamenco puro, debido a su origen: es hijo del guitarrista flamenco de Juan el Habichuela. Antonio continuó la labor de Rubén Dantas y desarrolló una manera flamenca de tocar el cajón peruano -ya podemos hablar del cajón flamenco-. En alguna ocasión, ha manifestado la necesidad de volver a las raíces.

También ha tenido alguna experiencia cinematográfica, apareció en la película "Gitano" (2000), donde compartió rodaje con Joaquín Cortés, Pilar Bardem o Laetitia Casta. Fue uno de los protagonistas, junto a la actriz portuguesa María de Medeiros, en la película Go for Gold! (1997), apadrinada por Wim Wenders y dirigida por Lucien Segura. También apareció en Berlín Blues (1988) de Ricardo Franco, y una participación especial en el capítulo "Para que tú no llores" de la serie Los Simuladores versión española. La mayor parte de su trayectoria la desarrolla integrando el grupo de flamenco fusión madrileño Ketama, compuesto por Juan Carmona Amaya, El Camborio (Granada, 1960), Antonio Carmona Amaya (Granada, 1965) y José Miguel Carmona Niño (Madrid, 1971). Soplaban nuevos vientos musicales en el flamenco cuando dos guitarristas que trabajaban en el tablao madrileño Los Canasteros, el jerezano José Soto, Sorderita y el granadino Juan Carmona, El Camborio, hijo de Juan Habichuela, decidieron formar Ketama a principios de los ochenta. El grupo pretendía revisar la herencia de sus respectivas sagas flamencas, los Sordera y los Habichuela, derribando fronteras. Con Ray Heredia, hijo del bailaor Josele, como vocalista, el trío pronto se convirtió en buque insignia del sello Nuevos Medios. La propuesta de estos jóvenes flamencos traía de cabeza a la ortodoxia, al tiempo que encandilaba a la crítica musical... y al público joven. La formación original cambió en 1990, cuando Antonio Carmona, hermano de El Camborio, sustituyó a Ray Heredia y su primo José Miguel Carmona reemplazó a Sorderita. El grupo ya tenía entonces a sus espaldas cuatro discos, incluyendo aquel ‘Songhai’ (Nuevos Medios, 1988) en el que se atrevieron con la música africana. En los años sucesivos, Ketama se consolida como uno de los principales grupos del pop español. Hasta 1999, el grupo atraviesa una etapa prolífica desde el punto de vista discográfico. El grupo ha quedado aparcado para respirar individualmente. Tras más de 20 años de trabajo conjunto y más de 1 millón de discos vendidos, los hermanos Juan y Antonio Carmona y su primo Josemi decidieron darse una tregua después de una carrera en la que han quedado once discos originales y dos recopilatorios más el directo de Akí a Ketama (Mercury, 1995), probablemente uno de los discos más exitosos de la historia del pop rock español. Cientos de premios y colaboraciones con los más destacados músicos de España e internacionales.

Tras la separación de Ketama, Antonio Carmona ha emprendido su carrera en solitario con el disco "Vengo venenoso", editado en 2006 por Universal Music, que cuenta con las colaboraciones de La Mala Rodríguez, Juanes o Alejandro Sanz y que presenta en gira durante 2007, con la colaboración de invitados especiales en alguno de sus conciertos como Miguel Poveda, la Mala Rodríguez o sus antiguos compañeros de Ketama: Juan y Josemi Carmona

Tras más de 20 años como cantante del grupo Ketama, que vendió un millón de discos, en 2006 publicó su debut en solitario, Vengo venenoso. Está casado con su manager, Mariola Orellana, y tienen dos hijas.Antonio Carmona, hijo de Juan Habichuela, tenía 25 años cuando en 1990 entró a sustituir a Ray Heredia como vocalista de Ketama, grupo fundado varios antes. La formación ya tenía entonces a sus espaldas cuatro discos, pero en los años sucesivos se consolidó como uno de los principales grupos de flamenco fusión del panorama nacional. El grupo de disolvió en 2004, con más de un millón de discos vendidos.

El músico Joaquín Sabina definió una noche perfectamente el espíritu de Antonio Carmona. Antonio es un músico gitano que lo ha visto todo porque se ha movido entre el Candela y el Rock-Ola. Carmona, a sus 41 años recapitula y asegura que todas las influencias han estado presentes en su forma de enfrentarse con la música y la vida. Siempre ha mostrado curiosidad y esa curiosidad le ha llevado a componer 10 canciones que conforman un elegante y sorprendente trabajo que constituye su primer disco en solitario. Y Carmona, para titularlo, ha elegido una frase que es toda una declaración de intenciones: Vengo venenoso. Tradición y modernidad en un compacto adictivo.

Más de dos años de trabajo le ha costado a Carmona este regreso al mundo discográfico. "No es un disco de flamenco", afirma el que fuera cantante del grupo Ketama y que ha compuesto todos los temas en el estudio que tiene en el sótano de su casa de Madrid. "Es un homenaje a todas las mujeres, a nuestras madres, a esas mujeres que se amarran el pelo y nos apoyan; un disco dedicado a la inmigración, a ese drama que están viviendo miles de personas; es un disco que bebe de la tradición del bolero; es un disco entre agridulce y venenoso y ahora nadie se atreve a hacer un disco agridulce", afirma el músico que demuestra toda su honestidad musical con este Vengo venenoso: "No puedo engañar a la gente y creo que este tipo de mensajes hacen mucha falta". En una industria musical invadida de productos de usar y tirar como es la española, Vengo venenoso es una sorpresa, un vendaval de música y un disco sin concesiones que cualquier amante de lo auténtico querrá tener en su discoteca.

Carmona ha contado con uno de los mejores productores del mundo para afinar hasta la precisión este trabajo.

 
   
Share Button