Portada nº 07 - Robert Redford

Estuvimos con Robert Redford en Barcelona en la rueda de presa que ofreció en la fira de Mobile World Congress 2.008. (GSMA) y nos sorprendió ver la vitalidad y las ganas que tiene todavia de seguir aportando su experiencia del cine a la telefonía móvil


Robert Redford lo ha sido todo en la historia del cine: actor, director, productor, galán, mecenas. Su mareante filmografía y su talante rebelde le han permitido protagonizar un sinfín de premios y títulos de éxito. Sin embargo, el mayor mérito de Redford está en haber sabido ganarse a partes iguales el cariño tanto de la industria, de la crítica como del público.

Jesús Pérez Marqués




REDFORD ABOGA POR NUEVAS HISTORIAS PARA EL MÓVIL

La leyenda de la pantalla cinematográfica Robert Redford instó ayer a las industrias del móvil y del entretenimiento a forjar vínculos más estrechos en beneficio de ambos mercados y para ayudar a estimular la producción de cortometrajes para este medio.

“La tecnología no es realmente atractiva hasta que los artistas presionen para ello”, comentó Redford a la audiencia del Mobile Backstage que tuvo lugar ayer en Palau Nacional de Montjuïc. “Esto lo que creo que es el futuro, cuanto el arte se preste más a la tecnología, más se va a impulsar. El entretenimiento está realmente involucrándose en las nuevas tecnologías”.

Redford insistió en la importancia de la innovación y la calidad para asegurar que el móvil alcance su potencial como el medio de la cuarta pantalla. “Lo que separe el grano de la paja será la calidad. Si eres personalmente conocido por la calidad, serás separado de lo que no es tan bueno”.

Sobre el tema de la innovación, Redford indicó la necesidad de que tanto las industrias del entretenimiento como la del móvil muestren su compromiso en el desarrollo de nuevas ideas. “El problema con cualquier nueva idea es que nadie quiere apostar por ella, así que tienen que desarrollarla por su cuenta. Si se observa la historia de cómo la tecnología ha tratado de entrar en el tema, no siempre ha funcionado pero finalmente se ha conseguido. Recuerdo la primera vez que vi una película en 3D; era una película basura, la actuación era mala, pero el momento en el que arrojó esta lanza a la pantalla el público la cogió, y sabía que algo estaba sucediendo. Y ahora, después de todos estos años, el 3D está aquí. El cine en el móvil va a llegar; la pregunta es, ¿Quién va a ser lo suficientemente valiente para apoyar a los innovadores?”

Desde sus primeras experiencias en el cine como un niño, Redford comentó que ha mantenido su amor por los cortometrajes a pesar de ser marginados de la gran pantalla al olvido al centrarse los grandes estudios en los largometrajes. Continuó promoviendo el cortometraje cuando en la década de los 80 creó una plataforma para promover y desarrollar a los nuevos cineastas independientes; el Festival de Cine de Sundance

Los cortometrajes, comentó Redford, eran populares entre el público del Festival de Sundance y expresó la esperanza de que un día habría un mercado para ellos. “He creado esta categoría para cortos, que era prácticamente el único lugar donde se podían ver. He observado que la gente que viene [al Festival] los adora, por eso pensé mantenerlos y quizás un día tengamos un sitio en el que puedan estar. Y allí es donde están ahora; en el móvil”.

El año pasado la GSMA colaboró con Sundance en un experimento con la ayuda de cineastas innovadores, a los que encargó que trabajaran para la pequeña pantalla. Esta experiencia obtuvo un rotundo éxito, comentó Redford, y ha permitido a Sundance alcanzar el siguiente nivel.

Este año Sundance ha intentado incrementar el valor del contenido para hacerlo educativo. Isabella Rossellini ha creado una serie de ocho cortometrajes titulada Green Porno como parte de esta nueva etapa de desarrollo, mirando a la vida sexual de los insectos de una forma surrealista, gráfica, de dibujos animados, que dejó a la audiencia del Mobile Backstage con la boca abierta, los ojos abiertos de par en par y sonriendo.


Destacar de su biografía que en  la juventud de Robert Redford estuvo marcada por turbulencias de todo tipo. La muerte de su madre cuando sólo tenía 18 años y su aversión hacia los estudios hicieron que tardara en encontrar su camino. El alcohol y las pandillas callejeras sustituyeron su pasión por el deporte y, con 20 años, decidió largarse a Europa para ser pintor.

Entre París y Florencia (escapadita incluida a España) se gastó todo el dinero y, más centrado, decidió volver para empezar su carrera como actor. Estudió interpretación en Nueva York, se casó y tuvo tres hijos al tiempo que se centraba en el teatro. Primero debutó en Broadway y, poco más tarde, en 1962, hacía lo propio en el cine con War Hunt.

Sin embargo su gran año fue 1969. Ese año Redford protagonizaría Descalzos por el parque junto a Jane Fonda y meses más tarde Dos hombres y un destino junto a Paul Newman. Encumbrado ya definitivamente el rubio actor consiguió imponer su talento a la etiqueta de sex symbol y gracias a títulos tan memorables como Las aventuras de Jeremiah Johnson, El candidato, El golpe, Todos los hombres del presidente o Brubaker se ganó el respeto de todo el mundo del celuloide.

Conseguidos sus propósitos como intérprete se marcó nuevas metas y en 1980 dirigió Gente corriente, su primer filme como realizador. Con esta cinta ganó el Oscar a la mejor película y al mejor director. (curiosamente como actor no había conseguido ninguna estatuilla) y desde entonces ha intercalado sus apariciones delante y detrás de la cámara. También ha hecho incursiones en el campo de la producción y se ha volcado en ayudar al cine independiente desde su centro de operaciones de Sundance, en Utah, donde también tiene su rancho.

Robert Redford, el mito, acumula una carrera sembrada de éxitos y reconocimientos: nominado al Oscar como mejor actor por El golpe, ganador de una estatuilla por Gente corriente y vuelto a nominar por la dirección de Quiz Show, Redford recibió el Oscar Honorífico por el conjunto de su carrera en el año 2002. Un premio emblemático para un personaje más que emblemático.

Después de la entrega de Leones por corderos del año pasado ahora en Barcelona  hemos podido comprobar lo incombustible que llega a ser y la vitalidad en un espíritu budista que cree en la fuerza de su espíritu trasformada al deporte para conservar la materia.

Jesús Pérez Marqués

Share Button