Organismos publicos

El Gobierno pone en marcha un plan de choque para garantizar el funcionamiento del Aeropuerto de Barcelona-El Prat

El Gobierno pone en marcha un plan de choque para garantizar el funcionamiento del Aeropuerto de Barcelona-El Prat

El ministerio del Interior y Aena comprarán 450 verificadores para los principales aeropuertos de España, 40 de los cuales estarán destinados a Barcelona

“La seguridad es una pieza básica de la movilidad en Europa”, ha recordado el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto: sólo para garantizarla trabajan 3.000 personas en el aeropuerto de El Prat

 

Barcelona, 17 de mayo de 2017. El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, acompañado del delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha detallado hoy las medidas del “plan de choque” que ha puesto en marcha el Gobierno de España para garantizar el buen funcionamiento del Aeropuerto de Barcelona-El Prat tras la entrada en vigor de la nueva normativa en los controles de fronteras de la Unión Europea.

Según ha explicado José Antonio Nieto, el ministerio de Interior y Aena comprarán 450 nuevos verificadores para los principales aeropuertos de España, unos 40 de los cuales estarán destinados a El Prat. La semana que viene ya llegarán 20 de estos verificadores al aeropuerto de Barcelona, cuya puesta en marcha irá acompañada del consecuente aumento de agentes: la plantilla se reforzará con unos 40 o 50 más. “La seguridad es una pieza básica de la movilidad en Europa”, ha recordado el secretario de Estado de Seguridad: sólo para garantizarla trabajan 3.000 personas en el aeropuerto de El Prat, entre efectivos de la Policía Nacional, la Guardia Civil y seguridad privada, sobre un total de 20.000 empleados. “Ese esfuerzo merece un reconocimiento”, ha destacado.

Nieto ha defendido que el cambio en la normativa de controles de fronteras, que obliga a incrementar los controles internos en vuelos del espacio Schengen ante la amenaza terrorista, ha tenido su efecto en algunos de los principales aeropuertos españoles como los de Palma de Mallorca, Málaga, Alicante y Jérez, además del de Barcelona. Si bien su aplicación “supone un sobreesfuerzo”, ha admitido, “también da a los ciudadanos un plus de seguridad”.

En el caso del aeropuerto de El Prat, se trata sobre todo de hacer frente al elevado flujo de pasajeros que se produce los domingos durante cuatro horas en las pueden llegarse a concentrar más de 10.000 personas procedentes de diferentes vuelos, ha expuesto el secretario de Estado de Seguridad. Otras medidas que se aplicarán próximamente es la ampliación con Telefónica del ancho de banda de la línea que da servicio a la emisión de datos de los verificadores, para agilizar su funcionamiento, y la compra de verificadores sin agente.

“Hemos informado a los responsables de la Generalitat de los pasos que se están dando”, ha explicado José Antonio Nieto, quien ha pedido que “todos rememos en la misma dirección” ya que “la comunicación fluida con todas las administraciones” es una pieza imprescindible. “El buen nombre, el prestigio y la calidad del aeropuerto de Barcelona-El Prat debe ser un objetivo de todos, no solo del Gobierno, debe ser un reto que asuma todo el que quiera que le vaya bien a Barcelona, Cataluña y España, ya que es uno de los grandes referentes de la movilidad en Europa y en el mundo”, ha puesto de relieve.

Con este propósito, hoy se han reunido en la delegación del Gobierno en Cataluña el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, el delegado del Gobierno, Enric Millo, el director general de la Policía, Germán López, el jefe superior de Policía de Cataluña, Sebastián Trapote, el director de AENA, Javier Marín, y la directora del Aeropuerto de Barcelona, Sonia Corrochano.