JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ, ANTE EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE NACIONES UNIDAS SOBRE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

 

PRESIDENCIA ESPAÑOLA DEL CONSEJO DE SEGURIDAD DE NACIONES UNIDAS INTERVENCIÓN DEL MINISTRO DEL INTERIOR, JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ, ANTE EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE NACIONES UNIDAS SOBRE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

Nueva York, 21 de octubre de 2015

Buenos días a todos:

Es para mí un inmenso honor poder dirigirme hoy a todos ustedes en esta sesión del Consejo de Seguridad y, sobre todo, poder traer la voz de las víctimas del terrorismo a esta sede de Naciones Unidas, cumpliendo una de las prioridades del programa de España como miembro no permanente del Consejo de Seguridad durante el bienio 2015-2016.

Señoras y señores:

París, Ankara, o Túnez hace semanas; Nueva York, Madrid, Beslán o Bali hace ya años; Bilbao, Ermua, casi todas las localidades del País Vasco o cualquier provincia española durante casi 40 años; todos ellos, lugares marcados para siempre por el terrorismo, y para siempre en nuestra Memoria, ya que todos debemos recordar la consecuencia extrema del terrorismo que son las víctimas.

Daesh, ETA, Boko Haram son grupos que mediante el uso de la violencia, y cito textualmente lo acordado en el pleno de la 88º Asamblea de 17 de noviembre de 1996, “buscan provocar un estado de terror en el público en general, en un grupo de personas o en personas particulares para propósitos políticos”. Atacan nuestros sistemas de convivencia basados en derechos y libertades.

 
Es común siempre al terror, como práctica con una indudable finalidad política, pretender difuminar la clara línea de separación entre las víctimas y sus verdugos.

Así, mientras los terroristas pretenden ser presentados como activistas de una causa supuestamente noble, cuyos medios quedan por ello legitimados, las víctimas siempre tienden a ser despersonalizadas bajo un número o unas circunstancias. O dicho de otra manera, el terrorista necesita cosificar a la víctima, desposeerla de su dignidad y de su innata condición humana. 


La víctima tiene un entorno personal y social, sufre y se emociona,
desempeña una labor profesional pero también tiene un proyecto de vida;
todo ello, pretende negarlo el terrorista.

Por eso, el Gobierno español ha querido en una iniciativa novedosa traer la
voz de las víctimas a esta sesión; traer su mirada a Nueva York, como
podremos comprobar en nuestra exposición cuando finalice esta sesión, una mirada que nos interpela, que nos ruega que se les recuerde y que nos exige Memoria, Verdad, Justicia, y, cómo no, Dignidad.

Además, es que nadie mejor que la víctima, con su voz y ejemplo, para ser
parte activa y sujeto en la elaboración de la necesaria contranarrativa que
deslegitima la propaganda y falsedad terrorista en España y en cualquier
lugar del mundo.

Por todo ello, y como no podía ser de otra manera, es la Víctima y su
protección y apoyo, el leitmotiv principal que ha guiado, en todo momento,
nuestra acción política en España.

Hemos configurado un modelo de protección y apoyo a la víctima basado en una legislación que, justamente, ha sido destacada en esta sede de Naciones Unidas como modelo de referencia. A ella se han incorporado numerosas iniciativas encaminadas a reconocerlas y repararlas, a mejorar su inserción laboral y susderechos laborales y a priorizar su acceso a la vivienda, entre otras. 

Y junto a ello, hemos dado los pasos necesarios en la tarea de construir una memoria eficaz como parte de una contranarrativa activa ante el terrorismo, poniendo en marcha el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo. Una iniciativa que, con carácter nacional y proyección internacional, presenta una especial característica, ya que, lamentablemente, el terrorismo de ETA aún hoy en día sigue siendo justificado y apoyado por una pequeña parte de la sociedad.

También, antes de concluir mi intervención, quiero reivindicar, una vez más, el esfuerzo colectivo de la comunidad internacional para la elaboración de un Estatuto internacional de las víctimas, que simbolice la reparación integral que les es debida.

Para ello, ponemos a disposición nuestro marco jurídico, que ya reconoce a
éstas como víctimas de violaciones de derechos humanos y desarrolla un
estatuto de la víctima. También nuestra experiencia, pues con las
aportaciones de las asociaciones españolas y europeas, pretendemos
presentar ante la UE un borrador de Carta Europea de Derechos de las
Víctimas del Terrorismo.

Concluyo ya, y lo hago como empecé. Hoy es el día de las víctimas en
Naciones Unidas: escuchémoslas, atendamos a sus razones, escrutemos sus miradas. En ellas veremos razones de justicia, y también veremos una tristeza exigente para con nosotros, pero también veremos una dignidad sin parangón, mucha verdad y un ansia de paz y libertad para todos.

Muchas gracias.