SUPERVIVIENTES, UN REALITY A LA BAJA. POR ANTONIO MOLINA

SUPERVIVIENTES, UN REALITY A LA BAJA. POR ANTONIO MOLINA

Si existe un formato de reality que se puede decir que es el reality por excelencia, éste es SUPERVIVIENTES.

Lo que empezó en otra cadena diferente a la actual como “La isla de los famosos” y  que después derivó en el título actual, va en decadencia progresiva.

Antonio Molina Mannager Televisivo

   

La dirección de la productora conjuntamente con la cadena televisiva, van intentando introducir variantes para motivar al reality y a la audiencia; concursos varios internos, premios a los ganadores para conseguir esforzarse más, 2 “sedes” diferenciadas con diferentes tipos de “comodidades”, conjunción de personajes famosos y de la calle, diferentes formas de nominaciones y expulsiones etc etc… pero… pese a todo no acaba de ser la explosión que se auguraba y que por formato debiera.

¿Cuál es el problema? Parece ser que la vox populi que es la que al final siempre tiene la razón, opina que el perfil de los participantes no es el más idóneo.Desde 4 ó 5 ediciones para aquí sólo se buscan los personajes de máxima actualidad, los que en ese momento están en el candelero, creyendo que así el concurso tendrá más tirón pero… la misma audiencia, el público como soberano no está de acuerdo. No por ser un personaje que esté dando juego mediático (supuestas relaciones sentimentales, encuentros sexuales fortuitos, engaños, etc etc) tiene que por obligación dar juego en un reality de extrema dureza.

También se ha optado casi por imperativo “legal” de introducir a algún periodista o colaborador de algún programa… cuando lo que deben hacer estas personas es informar y ser imparcial en lugar de meterse como participantes en este tipo de reality.

Muchas personas de la calle, españoles de a pie, público en general apuesta por una variante que sí parece ser daría otro tipo de juego y más atracción de audiencia.

La idea es la siguiente; 2 grupos, uno de famosos actuales (que no quiere decir que sean del momento último) y escogidos para que den juego y otro grupo de famosos más veteranos, que pudieran tener experiencia en algún que otro reality pasado o simplemente tablas en su experiencia para afrontar un reality de esa dureza e índole.Estos 2 grupos competirían entre sí y se irían eliminando a modo de competición entre nominaciones y pérdidas de pruebas entre ellos.Sería una forma de combinar las nuevas promesas, los famosos emergentes con los ya consagrados. Algunos de estos consagrados que incluso ya tienen poca apariencia televisiva.El mundo de los famosos crea y mantiene el fenómeno “fans”.

Muchos famosos que no gozan de apariencia televisiva, tienen muchos fans que se preguntan por ellos, que les gustaría que aquellas personas que en su momento fueron primera plana en todos los medios, no se pierdan para siempre. De esa forma se matarían varios pájaros de un tiro.

Bien es cierto que en la actualidad con las redes sociales, es relativamente más fácil seguir a los famosos que ya no están en parrilla, pero…no es lo mismo.

Con este posible formato, según el clamor popular, parece ser que el reality por excelencia, volvería a ser lo más de lo más y todos saldrían ganando; la cadena por el auge y subida de audiencia, la productora porque vería como su programa está ahí arriba con el consiguiente beneficio económico que conlleva,  la audiencia porque disfrutaría con las “guerras” entre noveles y veteranos, y hasta los famosos se tomarían con más interés el concurso por haber una competición directa entre ellos.

Ya que la base de eliminación de los participantes son las votaciones de los nominados, es decir, quieren que el público tenga la última palabra… deberían también atender a ciertas peticiones y sugerencias del supremo y…como norma general…siempre tiene razón.

 
   
Share Button