América, el nuevo CD+DVD de David Barrull.

América, el nuevo CD+DVD de David Barrull.

El interés de David Barrull (Santander, 1986) por Latinoamérica quedó patente en su primer disco, que habría con una personal lectura del conocido Adoro del mexicano Armando Manzanero. Ahora, en su nuevo trabajo, orienta la mirada hacia las múltiples posibilidades que brinda a un cantante el Sur del Nuevo Continente.

 

De allí proceden los once temas recogidos en el álbum América, producido por José Luis de la Peña para Smart Music, contando en la coproducción con José Losada y Pepe Rivero. El porqué de volcarse en tan rica diversidad obedece al impulso de rendir homenaje a una música que echó en él raíces desde sus primeros años. “Aunque desde pequeño haya sido un apasionado del flamenco” comenta David, “siempre me gustó escuchar todo tipo de músicas, y artistas como Marc Anthony o Francisco Céspedes enseguida se convirtieron en referentes para mí”.

De ahí que en esta ocasión haya querido recordar a ambos cantantes. Al primero -aunque nacido en Nueva York, declaradamente portorriqueño-, con Qué precio tiene el cielo. En el caso de Céspedes, con Se me antoja, primer corte de América, deja constancia de su querencia por la música de Cuba. Mas aun, teniendo en cuenta que el conocido tema de Osvaldo Farrés Toda una vida, que popularizó Antonio Machín, se encarga de cerrar el CD.

En esa estima tiene que ver sin duda el sincretismo surgido en la colaboración con el grupo de músicos que cimentaron la anterior entrega discográfica de Barrull, con los que vuelve a repetir experiencia [el pianista Pepe Rivero, responsable a su vez de los arreglos, el batería Georvis Pico, el bajo Alain Pérez y Manuel Machado como trompeta y fiscorno], todos ellos grandes maestros del jazz latino. De esta muestra de fidelidad se deduce el grado de complicidad alcanzada. “Me ha resultado muy fácil trabajar con ellos.”, comenta .“Ahora mismo, si me dieran a elegir no encontraría un conjunto de artistas mejor con los que trabajar”. Y añade: “Me he dado cuenta de que los cubanos y los flamencos tenemos una forma peculiar y parecida de escuchar y entender la música. Aunque en su caso la hayan estudiado y se basen en las estructuras musicales y la partitura, también dejan espacio a esa espontaneidad que considero necesaria, porque es la que hace posible que surja la magia del momento”.

Buscando ese hechizo, a la hora de materializar el trabajo, antes que la frialdad del espacio vacío, David Barrull prefirió el calor del público para la grabación en vivo en el Estudio Uno, en las inmediaciones de Madrid. Templando su voz al calor de amigos e incondicionales para transmitir desde el disco el pellizco emocional a esa audiencia que ya dejó atrás en la biografía de Barrull la resonancia de su triunfo en el concurso televisivo La Voz. Incluso a aquellos que pudieron considerar frívolo un certamen de esas características como fragua de talentos, rendidos hoy ante la talla artística de David Barrull en el escenario, creciendo exponencialmente desde entonces. Enardeciendo al respetable mientras paseaba en más de 60 conciertos -muchos de ellos con el cartel de completo-su anterior disco, cuyos resultados también se pueden considerar de vértigo: si una semana después del lanzamiento copaba el primer lugar en las listas de ventas, tres semanas más tarde había logrado el record de disco de platino, situándose al borde del difícilmente alcanzable doble platino.

David Barrull sabe qué aportar a su tarea el universo latino “Sobre todo, ritmos. Pero también letras, como ocurre con Alfonsina y el Mar”. De la zamba del argentino Ariel Ramírez con texto de Félix Luna que tantos han versionado, y que David descubrió en la voz de Mercedes Sosa destaca “Ese punto que tiene de tragedia, teniendo en cuenta que el flamenco es muy sentido. Dicen los expertos que cuando está en su esplendor es cuando refleja ese dolor cantando. Si escuchándola me daba cuenta de que aquellas palabras me inspiraban para llevarlas al flamenco, cantándolas las he sentido aun más cerca”.

Junto a Argentina y las mencionadas Cuba y Puerto Rico, la reverencia de David Barrull se extiende a la música de Panamá (Historia de un amor, de Carlos Eleta Almarán, Dartañan), Brasil (Amigo, de Roberto Carlos) o la República Dominicana, que se lleva la palma con tres bombazos de Juan Luis Guerra (Sólo tengo ojos para ti, Burbujas de amor y Frío frío). Siempre, con la valentía que confiere la seguridad del trabajo seriamente fraguado en el propio crisol. “Partiendo de que en todos los casos nos estamos refiriendo a músicas ricas y espectaculares, aquí predomina más el flamenco que la música latina, aunque en todo momento las dos están reflejadas”. Con Piraña en la percusión y Ángela Bautista, con quien Borrull ha vuelto ha contar para los coros -que secundan Picos y Pérez desde sus respectivos instrumentos-, encontramos la incorporación al violín de David Moreira, definitiva para temas como Mientes, del grupo mexicano Camila. “Es verdad que David es un tío increíble. Saca el violín y aunque no ataca el flamenco, sabe qué música es y la siente. Su aportación en Mientes ha sido un regalo”. Lo que no quita que, de las once canciones que Barrull interpreta en el disco, haya una que le ha llegado más profundamente. “Tengo claramente mi preferida, empezando por el título: Te pienso sin querer, del venezolano Franco de Vita”.

Si el primer disco arrancaba con un bolero, para el cierre de éste, David Barrull ha querido marcar el territorio de su arraigo flamenco. Con ese lamento íntimo… ese abrirse las carnes para enseñar el corazón, como definía el género el gran experto Edgar Neville. “Mi madre lo cantaba muy bien; mis tíos también, y en mi familia el flamenco ha estado y está siempre presente”. El guiño pasa por añadir como coletilla a Toda una vida la letra popular de una bulería. “Las pinceladas que doy son a la vez un guiño y un regalo a todo el público que me conoce. Porque, aunque aquí el repertorio sea distinto, quien es flamenco lo es también cantando otras cosas. Quería dejarlo claro, por si alguien no se hubiera dado cuenta”.

 
   
Share Button